Más Vitamina que nunca para superar el confinamiento

El programa Vitamina se ha adaptado a estos tiempos de pandemia y confinamiento para continuar apoderando jóvenes para que promuevan procesos de transformación social, desde el nivel personal al nivel relacional (familias, amistades, a los centros educativos, a la comunidad, en los barrios y otros espacios de desarrollo personal, social y profesional).

Apoderar jóvenes para que promuevan procesos de transformación social, desde el nivel personal al nivel relacional (familias, amistades, a los centros educativos, a la comunidad, en los barrios y otros espacios de desarrollo personal, social y profesional) es la tarea que el Programa Vitamina de la Fundación Carta de la Paz dirigida a la ONU lleva a cabo desde hace más de 5 años.

El programa trabaja con una dinámica de encuentros semanales grupales donde nos motiva que las y los jóvenes se cuestionen sus intereses personales y sociales. Aprovechamos esta motivación personal para impulsar que se conviertan en referentes positivos en sus espacios de desarrollo vital. De esta manera facilitamos la construcción conjunta de procesos de convivencia y transformación social.

La necesidad de un liderazgo positivo que ayude a transformar familias, entornos y comunidades sigue siendo tan necesario como siempre con la situación de pandemia y confinamiento actual, si no, incluso, más necesaria que nunca. Es por ello que desde el programa Vitamina hemos decidido adaptar nuestra manera de trabajar a la nueva situación y así poder continuar acompañando nuestra juventud con sesiones virtuales semanales de Vitamina.

Cada semana nuestras dinamizadoras se conectan de forma remota con las y los jóvenes de todos los grupos Vitamina, no sólo ofreciendo acompañamiento grupal (y, cuando conviene, personalizado) sino también potenciando la puesta en práctica de capacidades y talentos descubiertos y aprendidos en liderazgo ético, tanto con sus familiares en casa, así como en sus relaciones sociales con compañeras y compañeros de escuela, amigos y otras relaciones sociales a través de las redes sociales en las que están integrados o participan. Son ocasiones únicas para poner de manifiesto un liderazgo integrador y cohesionador que aporta luz a sus vidas diarias en confinamiento así como sus relaciones más inmediatas. Aunque no se pueden hacer tantas dinámicas como en las sesiones presenciales, desde la Fundación Carta de la Paz dirigida a la ONU queremos continuar ofreciendo este espacio de expresión y apoderamiento que nos ha permitido ver que el confinamiento también está aportando muchas personas un momento de redescubrimiento familiar que puede ser aprovechado de manera muy positiva.

La Fundación Carta de la Paz dirigida a la ONU es una entidad que quiere ofrecer propuestas concretas que contribuyan a edificar la paz, proponiendo respuestas a conflictos sociales y desarrollando oportunidades para fortalecer la convivencia pacífica entre personas y comunidades. Fundada en 2002 en Barcelona, ​​la Fundación tiene en el programa de liderazgo ético Vitamina el colofón de su proyecto de acción social transformadora a favor de la paz en nuestra sociedad. Si esta misión tenía pleno sentido hasta ahora, en estos tiempos de pandemia y confinamiento toma una inusitada relevancia: resulta más importante que nunca compartir conocimientos y visiones relacionadas con las sombras individuales y colectivas que pone de manifiesto la pandemia, así como las luces , aprendizajes y sinergias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha loading...